ACCESO DIRECTO Sitio Oficial de Mísia



Se escucha el Tajo, los barcos y las gaviotas y una voz que pregunta a Lisboa que hace allí, los ojos fijos en el río, como si fueran amarras para atar los navíos. Los barcos que se van y no regresan, lloran lágrimas de piedra en cada rincón del muelle. Este Fado nos habla de la relación de Lisboa con el Tajo y las despedidas.
"Mísia dibuja lágrimas en todos los idiomas."


P. 1/7